2/2/15

La leche materna ayuda a regular las horas de sueño

Nadie puede a pedirle a los padres ser perfectos. El recién nacido no necesita de ropita ideal, necesita piel de sus padres y muy especialmente de su madre (disculpen es la naturaleza la que decidió). Por este motivo a la hora de volver al nido pueden presentarse dificultades, si su mamá no puede estar allí en el momento en que el bebé demanda comer. Si intentan solucionarlo con un biberón, la lactancia fracasa:

  1. Porque el bebé se acostumbra a la tetina del biberón y puede rechazar posteriormente tu pecho.
  2. Porque tu producción de leche termina no siendo la adecuada.
Pilar Martínez, de Maternidad Continuum, farmacéutica, madre de dos niñas y experta en lactancia lo explica muy bien en este texto del que transcribimos dos párrafos muy importantes:


La leche materna cambia su composición durante el día y casualmente a las 4 de la mañana alcanza su pico en niveles de triptófano y melatonina. El triptófano es una sustancia que ayuda a conciliar el sueño y la melatonina induce tanto el sueño que incluso hay medicamentos elaborados con este principio activo para administrar a los niños que “no duermen bien”. Este sistema en el que se van variando las cantidades de estos compuestos en la leche materna, es lo que ayuda al bebé a ir madurando sus ritmos circarianos y así progresivamente alcanzará los que tendrá de adulto.
La prolactina, que se encarga también de la producción de leche, tiene su pico entre las 2 y las 6 de la mañana, por lo que las tomas que se produzcan entre estas horas, ayudan a producir la leche necesaria para el día siguiente. Pero como la naturaleza es buena con nosotros, también es una sustancia que ayuda a dormir tanto a la madre como al bebé, por lo que dar el pecho de noche en realidad favorece el sueño...(pueden seguir leyendo con un click aquí)

Las mamás deben saber que ante una mastitis, les pueden aconsejar antibióticos y que deje de amamantar, cuando se sabe que, justamente para ayudar a superar la mastitis lo mejor que se puede hacer es poner al bebé al pecho para que la alivie.
Por otra parte la famosa frase "al pecho se lo coloca cada 3 horas y durante 15 minutos en cada uno”, no es válida, ya que la lactancia es a demanda. Y si la demanda es cada 30 minutos es cada 30 minutos.
Es respetable la decisión de una mamá, de la forma de alimentar a su bebé, pero si la mamá desea amamantar, todos  (médicos, enfermeras, familiares y amigos) debemos colaborar para que esto suceda.

En realidad estamos diseñadas para esto, para gestar, parir y alimentar, desde el día que somos concebidas.
Quién quiera ir contra ella es libre de hacerlo, pero que tenga la información necesaria para poder decidir con y en libertad. Porque sí, es cierto que los bebés que se crían con biberón reciben igual amor de sus padres. Pero la madre que quiera dar el pecho, que se informe y se niegue a dejar a su hijo en el nido con un biberón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por consultarnos.